Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

Sobre Nacionales y netdecking.

Saludos, Infernales! Les escribe Emmanuel Chávez, uno de los participantes del torneo nacional 2015.

Además de ser jugador, soy el encargado de la tienda de mi comunidad, por lo que estoy muy en contacto con la misma, con sus costumbres y sus vicios a la hora de jugar y armar mazos. Algo que veo muy seguido es la práctica del netdecking, es decir, el copiado de mazos que ya han sido utilizados en torneos de alto nivel competitivo con buenos resultados. Esto no es algo que me parezca malo en sí, considero positivo tener listas en las que basarse a la hora de buscar ideas e inspiración para nuestro propio mazo. Lo que no me parece constructivo es el abuso de dicha herramienta. Entiendo que en muchos casos, esto puede deberse a la falta de confianza del jugador, y espero que, luego de leer esta nota, algunos comiencen a tenerse mas estima.

Sobre mi experiencia en el nacional: fui uno de los pocos participantes en usar la senda de la Locura. En un meta dominado por Derus, Orvuks y Krev’Ras, usar otra cosa puede ser arriesgado, pero elegí asumir ese riesgo y jugar con un mazo que me divierte, con el que tengo mucha experiencia, y por lo tanto, confianza. No vi ningún mazo parecido al mío en todo el torneo.

Mi desempeño no fue malo, pero tampoco sobresaliente. Quede a 2 puntos de entrar al top 8. De las 7 rondas que jugué, gane una, perdí dos, y empate el resto. A continuación comparto dos momentos clave que quedaron grabados a fuego en mi memoria, jugando contra adversarios que respeto enormemente:

  • Jugando contra Christian García y su Torkossag bichero. Él con una mesa llena de aliados, y yo frenándolo todos los turnos con un ciclo infinito de Inundación Repentina. Estoy en mi turno, y sé que si llego a mi siguiente turno, gano la partida. También sé que mi oponente tiene un Decreto Sahuagin en la mano. Aun así, dejo sin tapear solo 2 de mis recursos, lo justo para usar la Inundación. En su turno, la Inundación es cancelada, no tengo con que responder, Christian me pega con todos sus aliados y gana la partida. De haber guardado 2 recursos más para Retrasar su Decreto, el resultado habría sido otro.
  • Jugando contra Jonathan Oregioni y su Naamah rompecaras. Fin de la ronda, mi turno es el número 4 de los 5 reglamentarios para cerrar la partida. Tengo letal EXACTO en mesa, no me sobra ni un punto de daño. Uso Silenciarpara ver la mano de mi oponente, no identifico ninguna amenaza a mi plan de juego, así que lo obligo a descartar una carta casi al azar. Declaro ataque con uno de mis aliados, Jonathan responde con Ahogar, reduciendo en 1 punto el daño total que podía hacerle. La carta estaba ahí para ser descartada, pero la ignore. Mi letal ya no es letal, y pierdo la ronda.

¿Por qué elegí estas dos anécdotas? Porque quiero remarcar que, al jugar contra oponentes de alto calibre, el mazo es importante, pero la habilidad del jugador lo es aún más. Jugué usando un mazo no convencional, tuve victorias al alcance de la mano, y las deje ir por no ejecutar la jugada óptima. Es así, en estos torneos, muchas veces no gana el que tiene el mejor mazo, sino el que comete menos errores.

Este es mi mensaje para todos los jugadores que disfrutan del juego y pretenden, eventualmente, encarar el desafío de participar en torneos de alto nivel competitivo. Ténganse más confianza a la hora de armar su mazo. Jueguen con aquello que los hagan sentirse cómodos. Testeen, testeen mucho, pues la experiencia es la herramienta más valiosa del jugador. Solo así podrán identificar y corregir las fallas en sus mazos. Solo así podrán aprender a tomar las mejores decisiones en cada partida, y contra cada oponente. A fin de cuentas, ¿qué mejor forma hay de ganar, que divirtiéndose en el camino?

Saludos, y felices fiestas!

Deja tu comentario