Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

¡Saludos, mis fieles lectores!

Hemos llegado por fin a la última nota, en la que respondemos por fin a una pregunta que tal vez muchos de ustedes se han hecho. ¿Por qué Ocab habla tan alegremente con Firio? ¿Por qué comparte tanta información con el Cronista, siendo que recién lo conoce? Con este breve retazo de las Notas de Firio, finalmente lo descubriremos. ¡Para la próxima, ya empezaremos con las notas referidas a Caída, así podemos llevar al día el lore de la edición!

Descifrar Manuscritos - por Alejandro Moreno

Cuando Ocab terminó de hablar, dio un largo trago a un ánfora y me miró con una sonrisa sospechosa e intrigante. Supe, desde un principio, que si este Demonio me contaba todo esto, era por algún motivo en particular. Cuando le indagué en torno a esto, hizo salir del recinto a los Sahuagin y nos quedamos a solas.

"Información. No quiero nada más que eso. He pagado tu precio: conocimiento; pude ver en ti que eso era lo necesario para solicitarte lo que necesito saber. Las espías de Rivaj, Señora de Lahira, han sido de suma utilidad para conocer el Imperio Usjasili y sus alrededores. Pero todos hacen silencio cuando indago sobre Lahira en sí. He podido averiguar acerca de la existencia de un Viejo Imperio, anterior al Usjasili, pero los lahirili no hablan mucho de su pasado. Sin embargo, sí les encanta jactarse de la enorme Perla que se ubica en el centro de la ciudad.

"Y creo, Cronista, que es justamente esa perla lo que te atrajo aquí en primer lugar. Hay un velo de misterio en torno a ella, como todo aquí en las profundidades del mar. La Perla, el Monolito, el Dios del Mar, el viejo Imperio, Kurashaj, las deidades Sahuagin... pretendo saber qué hay detrás de ellos. Y tú Firio, eres el eslabón necesario para accionar la cadena que levnatará el telón. Tú y  la inmunidad que te provee la Marca del Cronista. Sé que estás tan interesado como yo, pues con mis relatos me he asegurado de que así  sea. Así que, ¿qué dices? ¿Tenemos un Pacto?.

Kurashaj, Fauces del Abismo - por Emmanuel Bou

Por supuesto que con esta corta cita quedamos con gusto a poco, así que vamos a relatar resumidamente de qué se trata esto de la Perla de Lahira. Como habrán leído, antes del Imperio Usjasili hubo otro Imperio, el cual se formó en torno a los Dioses adorados por los Sahuagin. Se desconoce el origen del panteón formado por Priena, Arrion, Uneder, Izaros y Assinu, pero los habitantes de las profundidades vieron en estos seres casi omnipotentes la oportunidad de liberarse de sus anteriores maestros: los crípticos y poderosos Ningen, a quienes veneraban y obedecían con intenso temor.

Con sus nuevos benefactores, los Sahuagin propagaron poco a poco el culto a dichas deidades, expandiéndose más y más, y encerrando uno a uno a los Ningen con ayuda divina. Así floreció el primer Imperio, y los Dioses se encargaron de ocultar a los Sahuagin del resto del mundo para que pudiesen prosperar en paz. El emperador era elegido tras un largro proceso, en el que primero un concilio de ancianos seleccionaba a los mejores candidatos, que luego debían ser aprobados por el pueblo. Los tres elegidos debían debatirse en una serie de proezas ante los Dioses, y el vencedor era condecorado Emperador o Emperatriz.

Fue durante el reinado de la Emperatriz Ziraji que llegó Istenger, un Demonio que había sido seguidor de la Senda del Poder, y fundó la ciudad de Usjasu, como vimos en la nota Los Demonios de Abismo. No hay más información en torno a su cruce que la que se lee en la nota, pero se cree que llegó a la Tierra al mismo momento que lo hizo Derú. Por supuesto, los antiguos Usjasili nada sabían acerca de los Vashurn, y tanto ellos como su Panteón vieron en Istenger un Dios como ningún otro. Ziraji no tardó en ver la brutalidad y la avidez de adoración que denotaba la nueva deidad, y el temor la invadió cuando creyó ver en Istenger un renacer de los Ningen. La Emperatriz hizo todo lo posible por evitar que los Sahuagin adorasen al Vashur, pero fue en vano.

Istenger, Dios de las Profundidades (lado Terrenal) - por Luciano Fleitas

Poco a poco, Usjasu se fue alzando como la nueva capital de la cultura Sahuagin, pionera de una religión que consideraban "completa". Ziraji y sus últimos fieles seguidores fueron declarados apóstatas, y fueron exiliados por traición. Se replegaron a las afueras del Imperio e hicieron lo posible por mantenerse fieles a sus creencias, a pesar de que ni siquiera sus Dioses respondían a sus plegarias.

Las reverberaciones de la influencia de Istenger rompieron el velo que había creado el Panteón para ocultar a los Sahuagin... y abrieron por primera vez la fisura al Abismo que luego fue conocida como Kurashaj. Ziraji vio en la grieta el fin de todos los tiempos, dudando de que Istenger pudiese efectivamente cerrarla. Mientras el Dios del Mar se esforzaba por sellar la puerta al Abismo, la Emperatriz hizo todo lo posible por recopilar el legado de su civilización e Imperio. Se refugió en una caverna secreta y recóndita, donde sólo sus más allegados seguidores y sirvientes supieran, y comenzó a preparar un prolongado y sacrificado ritual. Luego de un tiempo, la caverna colapsó sobre Ziraji, y sus siervos temieron lo peor; movieron piedra por piedra, escombro por escombro, pero en vez de encontrar a su Emperatriz, hallaron una perla, de enorme tamaño y con un brillo inigualable.

Lahira, Paraíso Submarino - por Mauricio Martínez

Es este el secreto que esconde Lahira: todo el legado del viejo Imperio, a la propia Ziraji, los secretos más antiguos de los Sahuagin... y el conocimiento de un ritual que podría encapsular la grieta al Abismo. Con esta información, Firio se preparará para eliminar de una vez por todas la amenaza de Kurashaj.

Duilio Giordano Faillaci